Corpus de Incunables de Clásicos Latinos en España
Librero: Gorricio de Novara, Melchor

Información
Nombre: Gorricio de Novara, Melchor
Datación: 1450 - 1504
Comentario: (Novara (Italia), ¿1450? - Toledo, 1504 post.) Fue editor y librero, activo en Sevilla y Toledo entre 1491 y 1504.
Nació en la provincia de Novara, en la región italiana del Piamonte, donde ejerció la profesión de mercader y distribuidor de libros. Siempre se ha afirmado que los Gorricio eran tres hermanos, y sin embargo, hay dudas sobre la filiación familiar del tercero de ellos, Francisco, pero como ha demostrado y documentado recientemente Consuelo Varela, en contra de lo sostenido por la historiografía tradicional, Francisco era hijo de Melchor y sobrino de Gaspar. En fecha temprana, quizá después de nacer los dos hermanos (Melchor y Gaspar), la familia se trasladó a España, donde están documentados desde 1491. Además de Melchor y de su hijo Francisco, dedicados al mundo del libro como comerciantes y libreros, destaca igualmente Gaspar Gorricio de Novara, monje en el Monasterio de la Cartuja de Sevilla (donde profesó hacia 1480-1485, y donde murió en diciembre de 1515), que fue tesorero, amigo de Cristóbal Colón y depositario de sus papeles, archivero, amanuense y guardián del archivo colombino, como así figura ya en su libro Contemplaciones sobre el Rosario de Nuestra Señora historiadas (Sevilla, Meinardo Ungut y Estanislao Polono, 1495), donde se incluye una epístola de fray Gaspar dirigida a su hermano Melchor y a su sobrino Francisco, dándoles comisión para su impresión. Quizás la estancia y permanencia de Gaspar en Sevilla pudo influir en que su familia estableciera allí sus negocios. Francisco trabajó primero en Salamanca y más tarde se instaló en Sevilla. Durante todo el año de 1494 y buena parte del año 1495, residieron los Gorricio en Sevilla, manteniendo abierta una librería en la colación de Santa María Magdalena, en estrecha relación con las familias de libreros de origen genovés Lavezaris y Monardes, tal y como se desprende de una escritura incompleta del Archivo Histórico Provincial de Sevilla (leg. 31, fs. 448 y 448v.). A finales de 1495, Melchor se trasladó a Toledo, llamado por el cardenal Cisneros, para ocuparse de la impresión de libros litúrgicos, en los que figura como “muy honrado mercader” o “impensis nobilis Melchioris Gorricii Novariensis”.
Entre 1491 y 1495, Melchor Gorricio trabajó en Sevilla, donde fue el “mercader de libros” que, por comisión suya y de Rodrigo Escobar, hizo estampar en 1491 una edición de las Siete Partidas, con adiciones de Alfonso Díaz de Montalvo, e impresas por los “Tres compañeros alemanes” (Paulo de Colonia y Juan Pegnitzer, Magno Herbst y Tomás Glockner). En asociación con Conrado Alemán, costeó la edición de la traducción de Juan García de Castrojeriz, del Regimiento de los Príncipes (De regimine principum) de Aegidius Romanus, impreso igualmente en Sevilla por Meinardo Ungut y Estanislao Polono en 1494. También en Sevilla, y en ese mismo año, sufragó junto con su hijo Francisco, la edición de un Manuale Toletanum, de nuevo impreso por los “Compañeros alemanes” (Juan Pegnitzer, Magno Herbst y Tomás Glockner).
El Cardenal Mendoza (Pedro González de Mendoza, que en 1482 fue nombrado Cardenal Arzobispo de Toledo y Primado de España), a quien Melchor conoció en Venecia, impulsó también su traslado a España, convirtiéndose en figura clave en la implantación e impulso de la imprenta en la península. El Cardenal Mendoza conoció de la suficiencia impresora y comercial de Melchor Gorricio de Novara por el misal toledano impreso por Johannes [Hamman] Hertzog en Venecia en 1483, que se llamó Missale mixtum secundum ordinem et regulam sancte ecclesie Toletane (Imp. 80-1 en el catálogo de Janini-Golzálvez), y comúnmente conocido como Breviarium secundum morem ecclesiae Toletanae, del que se hizo una nueva edición, en la misma cuidad y por el mismo impresor, en 1492. Tras la muerte del Cardenal Mendoza en 1495, ese mismo año el cargo pasó a manos de su protegido, el Cardenal Cisneros (Francisco Jiménez de Cisneros), quien también pasó a ser una figura decisiva en la historia de la imprenta española, pues tenía una clara conciencia de su valor y significado y, sobre todo, de sus posibilidades para la puesta en marcha, de su mano e interés, de uno de los más ambiciosos proyectos culturales del renacimiento español. Melchor Gorricio de Novara será también actor decisivo en los planes culturales llevados a cabo por el Cardenal Cisneros, pues tras la visita de este a la entonces Librería de la Catedral de Toledo a finales de 1497, donde entró en contacto con los libros de la vieja liturgia hispana, quiso dar a conocer los textos del oficio y misa mozárabes, encargando al novarense la edición de dichos textos, que en menos de un año pudo llevar a cabo en la imprenta de Pedro de Hagenbach. Este misal mozárabe (Missale mixtum almae ecclesiae Toletanae o Missale Toletanum) salió de las prensas de Hagenbach en Toledo, el 1 de junio de 1499, a expensas del librero y mercader Melchor Gorricio de Novara. También publicó años más tarde un Breviarium, de rito mozárabe, por encargo de Cisneros, quien fue el promotor de un interesante y novedoso proyecto, consistente en restablecer este tipo de liturgia, de gran tradición y raigambre en nuestra geografía: el Breviarium secundum regulam beati Hysidori, en Toledo en 1502.
La ediciones venecianas de misales toledanos, demuestran la relación y colaboración temprana de Melchor Gorricio con los arzobispos toledanos para la publicación de obras litúrgicas, siendo el editor o empresario que patrocinaba y distribuía para su venta la mayor parte de las obras impresas por Pedro Hagenbach en Toledo (1498-1502). Llamado pues por el Cardenal Cisneros, nombrado ese mismo año arzobispo de la diócesis de Toledo, Melchor se traslada a esa ciudad en 1495, asociándose con el ya importante impresor Pedro Hagenbach que, tras el fracaso editorial del librero con el que trabajaba en Valencia, Jacomo (Jaume) de Villa, (Vila) se vio obligado a emigrar a Toledo. Como explican Julia Méndez (1981) y Nigel Griffin (1998), también es muy posible que el conocimiento de las ediciones impresas por Hagenbach en Valencia, en las que se resuelve de mano maestra la alternancia de las tintas roja y negra, fuera la razón que decidió a Melchor Gorricio a llamar al impresor alemán a Toledo. Melchor Gorricio se convirtió pronto en uno de los más destacados libreros de la ciudad, siendo incluso editor de las obras del cardenal, y utilizando como anagrama de su editorial un grabado que representaba a la Virgen entregando la casulla a San Ildefonso. La prosperidad del negocio hizo que Melchor abriera una tienda de libros de Salamanca, poniendo al frente de ella a su hijo Francisco, quien en 1498 editaba en la ciudad salmantina unas Constituciones del Arzobispado de Toledo, impresas por Juan de Porras, con una curiosa Tabla de lo que han de enseñar a los niños.
La actividad editorial y comercial de Melchor Gorricio en Toledo comienza por tanto a finales de 1495 y se extiende hasta 1504. Al frente de la librería se encontraría su hijo Francisco, mientras Melchor se dedicaba esencialmente a contratar la impresión de obras y a atender la actividad comercial como editor y financiador de dichos impresos. Como explican y demuestran Elisa Ruiz García y Helena Carvajal González (2011), una fuente primaria inmejorable para conocer buena parte de la actividad editorial de Melchor Gorricio en estos años, es el Manuscrito 20056/47 de la Biblioteca Nacional de España, una relación contable de los gastos efectuados por el arzobispo y cardenal Francisco Jiménez de Cisneros, y originados por la compra e impresión de libros durante los años 1497 a 1509. Este manuscrito contiene un gran número de nombres propios que, además de autores, servidores de Cisneros y donantes de libros, incluye una abundante relación de profesionales del comercio librero, como editores, impresores, mercaderes o libreros de varios enclaves geográficos, y como es lógico, los proveedores asentados en Toledo ocupan un primer puesto por su número ya que la ciudad era un enclave cultural y religioso de primera magnitud. Melchor Gorricio aparece citado como librero por primera vez en 1498, encargado de la compra de ciertos volúmenes solicitados por Cisneros, junto con Fernando del Castillo, librero y vecino de Toledo, y Juan Sánchez de Ponte, librero y vecino de Toledo. En 1503 aparece citado junto con Gonzalo de Ávila, librero y vecino de Toledo, Juan Sánchez de Ponte, librero y vecino de Toledo, y con Alonso de Torres, mercader (Toledo?). Y su última aparición data de 1504, por la entrega ejemplares de dos impresiones suyas, una de 1501 y otra de 1504.
Además los libros religiosos y de carácter litúrgico en que fue especialista Melchor Gorricio, también destacan, dentro de su producción editorial, dos impresos importantes además de los ya citados: de gran interés resulta la obra de Julián Gutiérrez, Cura de la piedra y dolor de la ijada, impresa en Toledo en 1498 por el alemán Pedro Hagenbach, a expensas de Melchor de Gorricio, cuya importancia como editor queda patente en varias partes del documento, pues además, la obra del toledano, médico de cámara de los reyes y miembro del Tribunal del Protomedicato, recopila los conocimientos del momento sobre la litiosis urinaria y supone el arranque de la tradición urológica española; y de igual modo, la traducción de Diego López de Toledo de Los comentarios de Gayo Julio César, impresa por Hagenbach en Toledo en 1498. El traductor de estos comentarios, hijo de Fernando Álvarez de Toledo, duque de Alba, fue comendador de Castilnovo por su pertenencia a la Orden militar de Alcántara, lo que viene a revelar que Melchor Gorricio mantuvo excelentes relaciones con la corte, por lo que no es de extrañar que fuese costeador de una obra dedicada al Príncipe de Asturias. La sociedad establecida entre el cardenal Cisneros y Melchor Gorricio se mantuvo activa hasta el año 1504.

VIAF ofrece las siguientes entradas de Melchor Gorricio: 311835055, 8229160668027203560002, 345159474334527662999, 101487876 y 1175160667879203560002.
Igualmente, CERL Thesaurus ofrece las siguientes referencias: cni00092890, cni00070134, cni00036381, cni00067978 y cni00067977.
Otras denominaciones: Melchor Gozricio de Novarla, Melchor Gozricio, Melchor Gurriçio, Melchor Gorricio de Novaria, Melchor Gorricio Novariense, Melchor de Gurrizo, Melchior Gurrizo, Melchioris Goricij, Melchioris Goricij Nouariensis, Melchioris Gorrici, Melchioris Goricii Novariensis, Melchioris Gorricii de Novaria, Melchior Gorriçio, Melchior Gorricio, Melchior Gurrizo, Melchior Gorricius, Melchior Goricius, Melchior Gorricius, Melchior de Gurrizo
Catálogos:
- PhiloBiblon, BETA bioid 2033
Bibliografía:
- Aguadé Nieto, Santiago (2002): “De la manuscritura a la imprenta: formación de la Biblioteca del Colegio de San Ildefonso”, 55-80
- Bohigas, Pedro (1966): "La introducción de la tipografía en España: Estado actual de la cuestión", 13-32
- Carvajal González, Helena (2010): Manuscritos medievales iluminados en la Biblioteca Histórica de la Universidad Complutense (siglos IX-XIV). Estudio iconográfico y codicológico
- DB-e. Diccionario Biográfico Español, Real Academia de la Historia
- Gonzálvez Ruiz, Ramón (2004): “Cisneros y la reforma del rito hispano-mozárabe”, 165-207
- Griffin, Nigel (1998): "Spanish incunabula in the John Rylands University Library of Manchester", 87-92, 127-134
- Gutiérrez del Caño, Marcelino (1899): "Ensayo de un catálogo de impresores españoles desde la introducción de la imprenta hasta fines del siglo XVIII", 77-85, 267-272, 667-678 y 736-739
- Gutiérrez del Caño, Marcelino (1899): "Ensayo de un catálogo de impresores españoles desde la introducción de la imprenta hasta fines del siglo XVIII", 662-671
- Haebler, Konrad (2005): Impresores primitivos de España y Portugal
- Janini, José y Ramón Gonzálvez Ruiz (1977): Catálogo de los manuscritos litúrgicos de la Catedral de Toledo
- Martín Abad, Julián (1999): “Rendimiento de cuentas de los gastos efectuado por cuenta del arzobispo Francisco Jiménez de Cisneros para adquirir e imprimir libros durante los años 1497 a 1509", 123
- Méndez Aparicio, Julia (1981): “Impresos de Pedro Hagenbach que se conservan en la Biblioteca Pública de Toledo”, 9-41
- Pérez Pastor, Cristóbal (1887): La imprenta en Toledo: descripción bibliográfica de las obras impresas en la imperial ciudad desde 1483 hasta nuestros días, p. X, 16, 42
- Prada Allo, Alfonso (1992-1993): “Os libros de Juan de Porras”, 45-58
- Serrano Morales, José Enrique (1898): Reseña histórica en forma de diccionario de las imprentas que han existido en Valencia desde la introducción del arte tipográfico en España hasta el año 1868 con noticias bio-bibliográficas de los principales impresores, 210-213
- Serrano y Sanz, Manuel  (1930): “El Archivo Colombino de la Cartuja de las Cuevas. Estudio histórico y bibliográfico”, 145-256
- Varela, Consuelo (2010): Cristóbal Colón y la construcción de un mundo nuevo: estudios, 1983-2008, 48, 225-226, 244-245

Última actualización: 16-02-2021


BECLaR: Biblioteca de Ediciones de Clásicos Latinos en el Renacimiento